Los desodorantes para mujer

Muchos son los implementos que utilizamos en la rutina del presente tanto para asearnos como para mantener nuestro cuerpo limpio y fresco todo el día. La globalización ha traído como consecuencia que, si bien hay más posibilidades de empleo y mejores mecanismos de producción, también tenemos mucha más presión en el trabajo, en casa, con las amistades, etc.
Para afrontar todo ello con seguridad y determinación, debemos valernos de nuestras herramientas de inteligencia, si, pero también debemos contar con los objetos de uso personal necesarios para que luzcamos y nos sintamos bien,  como el champú o el acondicionador que maneje adecuadamente el cabello, el gel de baño que mantenga equilibrado el pH de la piel o el desodorante que regule la transpiración y evite el mal olor.
Aunque los hombres y las mujeres tienen en común el uso del desodorante, dado que nuestros cuerpos son distintos, los desodorantes para cada uno de ambos poseen características diferentes para poder cubrir las necesidades del sexo al cual van destinados. En esta oportunidad, empezaremos tratando puntos esenciales que necesitas saber acerca de los desodorantes para mujer.
Los seres humanos siempre hemos transpirado y segregado mal olor en lugares como las axilas o los pies, de allí que surja el desodorante, sin embargo, en un primer momento la forma más común de “quitar” o evitar el mal olor era disfrazándolo con mejores aromas (esta es, además, la forma en que surge el hábito de usar o crear perfumes); no es sino hasta el siglo XX que la fabricación y utilización de los antitranspirantes y/o desodorantes se hace algo común y se va expandiendo alrededor del globo.
A través de las distintas etapas del crecimiento y el desarrollo del ser humano, todos pasamos por distintas etapas que pueden variar la forma en que nuestro cuerpo vota toxinas por la piel (sudar), características como el pH o la cantidad de sudor segregada suelen cambiar a lo largo de nuestra vida.
Especialmente las mujeres tienen más variaciones hormonales que pudieran obligar a cambiar de marca o tipo de desodorante varias veces en la vida, para ir adaptándose a los nuevos cambios.
Sin embargo, hay características comunes, con las que todos los desodorantes para mujer  deben contar, las principales son:
·      Que sea un desodorante especialmente diseñado y fabricado para mujeres ¿por qué? Pues las hormonas y el pH de hombres y mujeres no es igual, varía incluso más si tomamos en cuenta las posibles diferencias de edad.
·      Presencia de Sodio o de algún otro componente similar al Sodio en la fórmula del desodorante/antitranspirante. El Sodio ayuda a disminuir la sudoración y a cubrir el mal olor.
·      Aroma agradable. Pues tendrás que pasar todo el día con el desodorante puesto para sentirte segura,  lo mejor es que tenga un olor con el cual te sientas cómoda y relajada.
·      Conservantes lo más naturales posible (como el limón), pues, mientras más componentes artificiales posea la fórmula más probabilidades hay de que se irrite la piel en donde se aplique.

Comentarios